(34) 928 228 151 info@gemed.es

Los precios, cada vez más altos, alcanzados en el mercado eléctrico mayorista, también conocido como «pool», en el arranque de este año, han puesto de manifiesto el verdadero peso que tiene el componente energético en las cuentas de resultados de las compañías.

h

La factura eléctrica se torna crítica en función del sector de la actividad de la compañía. En el estudio publicado por Orkestra (organismo perteneciente al Instituto Vasco de Competitividad) titulado Precios de la energía y competitividad industrial, se confirma la pérdida de competitividad industrial por el continuo crecimiento de los costes eléctricos. Para su realización se basaron en datos facilitados por el INE y EUROSTAT.

La evolución de los precios de la electricidad y la de los productos producidos por las compañías no ha sido la misma, viéndose ésta última fuertemente presionada por la crisis económico-financiera de los últimos años. Esta imposibilidad de aumentar los precios de ventas para compensar el aumento de los costes hace que las empresas tengan que asumir internamente las subidas energéticas.

El precio de la energía ha aumentado un 19% de promedio por encima de los precios de los productos que las empresas ofrecen. Esta cifra es claramente superior a los datos promedio de los demás países europeos, lo que se traduce en una merma de la competitividad con respecto a nuestro entorno.

Pero ¿qué puedes hacer como empresario para disminuir tu factura eléctrica, sin poner en peligro tu productividad?

Pues la respuesta, es bastante obvia. Sólo hay dos formas:
– Disminuir el coste de la energía.
– Disminuir el consumo energético.
Sigue leyendo y descubrirás cómo puedes conseguirlo.

Disminución del coste de la energía

Para muchos empresarios, entre los que te puedes encontrar tú, el suministro energético es como los impuestos, hay que pagarlos y punto. Muchas veces tocan a nuestra puerta y nos presentan ofertas que nos cuesta un mundo interpretar y, ante la duda, continuamos como estamos. Es una reacción natural. Muchas veces por desconocimiento, otras por falta de tiempo y otras porque algún conocido lo hizo y no le fue bien.

Es un asunto complejo que necesita de un conocimiento especializado. No puedes disponer de un especialista en nómina sólo para vigilar el consumo energético y tú bastante tienes con dedicar todo tu tiempo y esfuerzo a lo que sabes hacer.

Acaba de llegar el recibo de la luz. Lo normal es que mires exclusivamente el importe de la factura y hagas una primera valoración sobre si te parece normal o es cara. Últimamente, lo normal será lo último, es muy cara. No sueles aventurarte a mirar cada uno de los cargos que aparecen en la factura y cuando lo intentas, abandonas pues te parece imposible comprenderlos.

Entre ellos hay dos cargos sobre los que se pueden hacer cosas para disminuir tu recibo. Son el término de potencia contratada y el término de energía consumida.

  • Potencia Contratada 30% 30%
  • Término de potencia 20% 20%
  • Energía consumida 40% 40%
La Potencia Contratada
Es un importe fijo de tu factura y que no variará en ninguna circunstancia de consumo. Lo pagarás, aunque no consumas ni un kWh durante el periodo de facturación. Su importe sale del producto de los kW contratados por los días del periodo de facturación por el precio del kW según se establezca reglamentariamente por el gobierno de turno.
La energía consumida.
Se refiere a la cantidad de electricidad consumida. Es un importe variable compuesto por una parte regulada, en especial el peaje de acceso que se paga a la Distribuidora para permitirnos utilizar sus redes, y el resto es el precio del consumo realmente realizado. El importe se calcula multiplicando los kWh consumidos por el precio del kWh.
Eliminar conceptos innecesarios de la factura

Hasta aquí has visto cómo puedes reducir tu factura atendiendo a los términos de potencia y energía. Otro aspecto a tener presente es determinar si todos los servicios o conceptos superfluos que aparecen en la factura son necesarios o puedes prescindir de ellos. Hablamos de seguros innecesarios, analizadores no usados y muchos más.

Revisar tu factura

Como con cualquier otro servicio contratado es conveniente la revisión de la factura recibida para comprobar detalladamente si cumple con todas las condiciones contractuales suscritas con el objeto de realizar todas las reclamaciones que consideres oportunas cuando no estés de acuerdo con alguna cifra que te hayan cargado en la misma y recuperar esos importes.

¿Cómo se puede ahorrar en función del término de potencia?

Ajustar la potencia contratada a las necesidades reales de consumo de tu instalación. Si tu maxímetro (instrumento de medida que se encarga de registrar la potencia máxima demandada en un suministro eléctrico) arroja una medida que está muy por debajo de la potencia que tienes contratada, estarás pagando de más sin necesidad. Por el contrario, si tienes contratada menos potencia de la que necesitas, y el maxímetro registra potencias por encima del límite sufrirás una penalización y te saldrá mucho más caro.

Para determinar la potencia a contratar hay que realizar un estudio de optimización de potencia. En él se analizan las lecturas del maxímetro durante el periodo de análisis y se obtiene una cifra que te permitirá optimizar tu potencia contratada y ahorrar costes por este concepto.

¿Cómo se puede ahorrar en función del término de energía?

Como has visto en el apartado anterior cuanto más consumes más pagas, así que, a primera vista, para disminuir tu factura eléctrica debes intentar consumir menos. Esto lo veremos con más detenimiento en la segunda parte de este artículo.

Existen varias fórmulas que puedes utilizar para disminuir tu factura en término de energía. Veamos las más usuales:

  • Utilizar una tarifa variable o con discriminación horaria. Esto te permitiría aunar los procesos que más consumo eléctrico demandan a las franjas horarias en las que el coste de la energía es menor. Claro está que ésta es una opción que puede que no se ajuste a todas las actividades.
  • Conseguir la tarifa que se ajuste al perfil de consumo real de tu compañía al precio más Para ello tendrás que acudir al mercado y analizar, comparar, destripar las cláusulas de todas las ofertas que recibas hasta hallar la que más te convenga.

Disminución del consumo energético

Este aspecto es tanto o más importante que el contemplado en el apartado anterior. Convertir nuestra compañía en una empresa eficiente energéticamente hablando, no sólo se traducirá en una disminución en la factura eléctrica, factor importante sin duda, sino que trae asociados una serie de beneficios para la imagen corporativa. Significa una señal de compromiso con el medio ambiente.

Auditoría energética.

Lo primero es tener una radiografía de tu empresa. Tener conocimiento de cómo consume tu empresa y el gasto de cada uno de los equipamientos que se utilizan en sus procesos diarios y productivos. Para ello es necesario realizar una auditoría energética que te permitirá conocer qué equipos o zonas de tu instalación no son eficientes. Podrás tomar decisiones con la suficiente información y conocimiento para sustituir equipamiento, conociendo el tiempo de retorno de la inversión a realizar y disminuir el consumo energético de los mismos por otros más eficientes.

Dependiendo del tipo de iluminación que tengas instalada, la sustitución por iluminación con tecnología LED puede suponerte ahorros superiores al 50%. La optimización de los equipos de climatización puede reducir su consumo hasta en un 18%. Equipamiento informático antiguo (monitores, ordenadores, impresoras, etc.) suelen tener consumos energéticos muy elevados.

Energía reactiva.

Es probable que hayas oído hablar de la energía reactiva en más de una ocasión, y también que sepas que no es bueno para tu factura eléctrica. Está asociada a aquellos equipos que para su funcionamiento necesitan de una bobina o reactancia (motores o transformadores). Aparece en tu factura en forma de penalización mediante un recargo. Se justifica en que el transporte de la energía reactiva provoca que las compañías distribuidoras tengan que hacer mayores inversiones en sus equipos de generación y disponer de unas líneas de mayores capacidades. Estos costes son trasladados a la factura como penalización.

Para disminuir el efecto de esta penalización en tu factura deberás utilizar un sistema que la compense. Depende mucho de la instalación que tengas para determinar el sistema a utilizar, pero en el 99% de los casos la puedes eliminar con un tiempo de retorno de la inversión muy rentable.

Patrones de consumo.

En todas las actividades productivas encontramos franjas horarias en las que no es necesario la activación de determinados equipamientos pues generan un despilfarro en consumo eléctrico.

Normalmente, cuando comienza la jornada, se encienden los equipamientos y estos no vuelven a apagarse hasta que finaliza la misma. El desarrollo de patrones de consumo, permite ajustar el nivel de encendido de los equipamientos en función de las demandas que se estima se van a tener.

Ejemplos claros pueden ser tener áreas permanentemente iluminadas, aunque se encuentren en una franja horaria en las que no se van a utilizar, o en un restaurante, tener todas las freidoras encendidas, aunque en las dos primeras horas no se sirven fritos.

Son fruto del estudio y de la experiencia de los procesos productivos y generan importantes ahorros energéticos.

Gestión activa de tu consumo eléctrico.

La mayoría de las veces nos enteramos que algo no está funcionando bien en nuestras instalaciones por el susto que nos proporciona el recibo eléctrico. Pero ya es tarde. Todo el consumo malgastado hasta ese momento no es recuperable y deberás abonarlo a tu compañía comercializadora.

Hay costes en la factura eléctrica de los cuales no nos percatamos porque no sabemos a qué se deben, no contamos con información que nos alerte. Solo nos toca pagar el importe a la compañía comercializadora irremediablemente. Monitorizar es la solución, solo podremos actuar cuando se mide y se generan datos que nos permiten realizar acciones en nuestras pautas de consumo. Esto se traduce en un control total sobre tus consumos eléctricos.

La monitorización te permitirá tener un conocimiento permanente en tiempo real de lo que está sucediendo en tus instalaciones con el consumo eléctrico. Esto se traduce en un control total sobre la energía que necesita tu suministro.

Disponer de un sistema de estas características te permitirá la monitorización en tiempo real, el análisis histórico y evolutivo, tomar decisiones para una óptima gestión energética y ejercer un control sobre este coste productivo.

Poseen la capacidad de configurar alarmas en función de necesidades con envío inmediato programado.
Entre otros muchos, los beneficios que se pueden obtener con estos sistemas destacan:

  • Supervisar y optimizar cada suministro eléctrico.
  • Identificar patrones y desviaciones de consumo.
  • Mejora de la contratación.
  • Seguimiento de alertas.
  • Conocer el consumo de cada circuito, proceso o área.
  • Descubrir consumos latentes.

Todo ello se traduce en una optimización del consumo del que deriva el ahorro económico en la factura eléctrica de tu empresa.

Manual de buenas prácticas

Son manuales dirigidos a empleados o personas que influyen directamente en el consumo energético de las instalaciones.

¿Estás seguro de que tus empleados están 100% concienciados con el ahorro del consumo energético innecesario? Es casi seguro que más de una vez se dejan el aire acondicionado en marcha, o las luces encendidas, cuando abandonan las instalaciones. Usan el aire acondicionado y tienen las puertas y ventanas abiertas. Hay muchísimas posibilidades de actuar en este sentido.

Como en cualquier aspecto de la vida, un pequeño gesto de una persona puede no ser muy significativo, pero y si se trata de 20, 50 o 100 la cosa cambia notablemente.

Autoconsumo

Consiste en la producción individual de electricidad para el propio consumo a través de paneles solares fotovoltaicos, eólica, etc.

 

En este tipo de proyectos hay que analizar detenidamente la viabilidad económica del proyecto con un estudio económico financiero que permita obtener un retorno económico traducible en ahorro en la factura eléctrica.

Cada instalación hay que particularizarla para las necesidades que se precisen por lo que es necesario estar bien asesorados por expertos de confianza.

¿Por donde empiezo?

GEMED Soluciones pone a tu disposición ingenieros especializados

Si continúas leyendo es que estás verdaderamente interesado en reducir el impacto que tiene el coste energético en la cuenta de resultados de tu compañía.

Es muy probable que veas muchas de estas ideas como potencialmente utilizables en tus propias instalaciones, pero no sepas por dónde empezar para implantarlas.
Te hemos contado todo lo que se puede hacer para mejorar en este aspecto.
Ahora puedes hacer dos cosas, intentar hacerlo tú mismo o depositar tu confianza en especialistas como nosotros.

GEMED Soluciones pone a tu disposición ingenieros especializados. Te ofreceremos, desde la más absoluta independencia, todas las opciones posibles para optimizar tu consumo energético y liberarte de este complicado trabajo. Podrás dedicar todos tus esfuerzos a tu propia actividad económica con la seguridad de tener la mejor solución energética posible optimizada a tus propias necesidades.

Pin It on Pinterest

Share This